Buenos días amig@s de Hisal!! Hoy comienza el verano y aprieta aún más el calor. ¿Sabes cuáles son las picaduras más frecuentes en verano?

Con la llegada del verano no sólo disfrutamos de la playa y del buen tiempo, sino que también sufrimos sus consecuencias con la aparición de insectos que a lo largo del año no suelen aparecer o, si lo hace, no parecen tal molestos.

Conocemos a nuestros enemigos habituales en esta estación, los mosquitos y las medusas, pero junto a estos también tenemos que cuidarnos de no cruzarnos con otros como las arañas, abejas y las avispas, los escorpiones marinos, los erizos de mar o los peces araña. La picadura de cualquiera de estos seres se va a traducir no solo en picor, si no en un dolor que variará según la gravedad del mordisco y que, por suerte, disponen de tratamiento para aliviar los síntomas. 

Abejas y Avispas

Reciben este nombre por sus alas membranosas, por lo que la mayoría de los insectos del orden de los himenópteros son voladores. Aunque hay miles de ellos, los más conocidos son las abejas, avispas, abejorros y hormigas. De estas, con las que más cuidado tenemos que tener son las tres primeras pues las hormigas, en general, no pican y aquellos de esta familia que sí lo hacen son extremadamente raras en Europa, siendo más comunes en países del continente americano, como la hormiga del fuego. Lo común que tienen estos tres insectos voladores es que, una vez se ven en peligro, se defienden atacando a su víctima inyectando un aguijón con veneno. Pero, existen leves diferencias. Las abejas tienen su aguijón serrado y, tras la picadura, este queda agarrado y, al separarse, mueren desgarradas. A diferencia de estas, las Avispas y Abejorros lo tienen retráctil, con lo que tras inyectar el veneno pueden marcharse volando.

 

Arañas

Los arácnidos, aunque son de los menos peligrosos, son los que más miedo suelen producir debido al desconocimiento que existe ante estas. Las arañas comparten más con escorpiones, garrapatas y ácaros que con muchos otros arácnidos, y, a pesar de que se las suele dividir entre no venenosas y venenosas en realidad, y por raro que suene, se deberían dividir más bien entre inofensivas y ofensivas, ya que todas son venenosas del mismo modo que las abejas y las avispas también lo son.

Así, y salvo que vayamos a pasar nuestras vacaciones a zonas tropicales o simplemente alejadas de nuestro país, no tenemos mucho de qué preocuparnos respecto a estos insectos. Evitando matarlas, ya que son un insecticida natural que nos protege de moscas y mosquitos, sus picaduras no suelen ser más molestas que la de los himenópteros: Una inflamación, enrojecimiento y picor. Con la aplicación del correspondiente antipruriginoso -medicamento antipicores- será suficiente para aliviar los síntomas. Por mucho miedo que se le tenga, es muy raro que la picadura de la araña común sea grave, aunque siempre hay que tener cuidado con niños y ancianos.

Moscas y mosquitos

En realidad, si tuviéramos que elegir las picaduras más habituales del verano, tendríamos que poner a los mosquitos en la primera posición. Siendo esta su estación más prolífica, frustran las tardes y noches de todos los que procuran disfrutar del final del día. El atardecer es el momento favorito de estos insectos y, aunque las ropas de mangas largas, las mosquiteras y las velas con olores cítricos son una ayuda perfecta para evitar que se cuelen en nuestras habitaciones mientras dormimos, es difícil escapar a estos cuando nos encontramos al aire libre aprovechando una noche fresquita. Así, aunque no duelen y no solemos notar el momento del mordisco en que nos succionan la sangre, la saliva que queda en nuestro interior es la culpable del picor constante y que, cuando rascamos, se agrava por la extensión del veneno. Existen multitud de remedios debido a lo común que es recibir su picadura, y los podemos dividir en dos clases: remedios naturales y farmacéuticos. Los remedios naturales incluyen el jugo de limón, el amoniaco, manzanilla y sal. Alivian los síntomas más lentamente que sus alternativas, pero son baratos al estar hechos con ingredientes fáciles de encontrar en nuestra cocina.

Los remedios farmacéuticos incluyen, en resumen, las pomadas con hidrocortisona o calamina cuyo efecto es instantáneo y duradero. Las picaduras pueden tardar hasta un par de días en irse, aunque el picor suele desvanecerse mucho antes. Por lo demás, no tienen mucho más peligro que el de no dormir si un mosquito nos ronda la cama en las horas de sueño.

Picaduras marinas: medusas, escorpiones marinos, peces arañas y erizos de mar

Este grupo de seres vivos, a pesar de ser tan distintos, tienen en común el mismo hábitat natural: la playa. Y, por vivir donde viven, representan las picaduras que más odiamos y más nos frustran porque pueden convertir un precioso día de playa en un infierno que puede dejarnos tocados por varios días. Aunque las abejas y avispas representan a las picaduras más dolorosas -en el momento de la inyección del aguijón- este grupo es, de hecho, el de los que más molestias producen a la larga durante el proceso de recuperación

Las medusas, como son transparentes, son difíciles de ver si la marea está embravecida. El veneno, que se libera directamente al contacto, produce un picor intenso que puede llegar a dormir la piel y las extremidades. Es recomendable no solo no tocar la zona afectada -el veneno se traspasa rápidamente- si no evitar tocar a la medusa si se ha agarrado con sus tentáculos rodeando parte de nuestro cuerpo pues podría acabar liberando una dosis mayor. Si nos encontramos en la playa, lo mejor es acudir rápidamente al personal sanitario que ya está preparado para atender este tipo de eventualidades y dará consejos de tratamiento. En el caso de no encontrar ayuda, se puede lavar la herida con agua salada, aplicar frío -que alivia bastante- y la aplicación con guantes de pomadas antipicores.

Las escorpiones marinas y los erizos de mar suelen vivir enterrados en la arena, así que el mayor problema de estas es que, al no verlos, los pisamos y acabamos con sus aguijones clavados en la planta del pie. Su molestia principal es el dolor de la herida cada vez que apoyamos el pie. Así, extraer los aguijones con pinzas es lo primero que hay que llevar a cabo, lavar con agua salada y, finalmente, aplicar calor a la zona afectada

Los peces araña que suelen quedar semienterrados en las zonas de baja mar -como cerca de la orilla- acaban siendo pisados por bañistas incautos y, es en ese momento, en que se produce la picadura. Producen un dolor y picor intensos al mismo tiempo que, en algunos pacientes, dolores de cabeza, nauseas y vómitos.

Si bien la mayoría de estos insectos es difícil catalogarlos como verdaderas plagas. Es por ello que aunque no se pueda realizar tratamientos de desinsectación, en nuestro punto de venta disponemos de productos de control de plagas (gama doméstica) para poder combatirlos como ocurre en el caso de las moscas, mosquitos, avispas, hormigas, arañas, etc.

 

Ultimas Noticias:

Llamenos!!

950 27 20 00

Calle Cuenca 4
04007 Almería, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Paperblog

contact form

En www.hisal.es utilizamos cookies para garantizar la navegación por el sitio web y mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que consientes su uso. usted puede encontrar más información en el siguiente enlace de nuestra Politica Privacidad.

  Yo acepto la politica de Hisal.
EU Cookie Directive Module Information