Buenas tardes amig@s de Hisal. Aprovechando que estamos en época de lluvias y casi comenzando el otoño os vamos a tratar un tema que nos preocupa especialmente: La lluvia y las ratas.

Casi tenemos el otoño encima y con él aparecen las lluvias otoñales que tanto nos gusta ver desde casa. Pero...

¿Qué ocurre con los insectos y roedores tras una lluvia?

Las ratas urbanas requieren de la presencia de agua para crecer y reproducirse, pero ante la presencia de lluvias e inundaciones, estas molestas alimañas se ven forzadas a salir de las alcantarillas para buscar refugio y alimento. Es así como, en las grandes ciudades, suelen optar por las casas y los apartamentos como sus nuevos hábitats.

La resistencia y la rápida reproducción de las ratas las convierte en verdaderas plagas en tiempo récord, capaces de transmitir enfermedades peligrosas, como la salmonelosis, la enfermedad de Weil, la leptospirosis o la tuberculosis, y de portar consigo pulgas, garrapatas y ácaros.

Las ratas en el hogar pueden dañar los aislamientos, las paredes, los suelos y las mercancías al roer, así como los terrenos y muros al hacer sus madrigueras. El tránsito de ratas por áreas comunes del hogar aumenta el riesgo de que estos animales puedan morder a personas y mascotas. Se ha demostrado que constituyen incluso un peligro de incendios si llegan a roer cables eléctricos, por lo que deben ser eliminadas apenas se detecte su existencia. 

Aunque existen multitud de soluciones caseras para ahuyentar a las ratas -como las trampas, por ejemplo- no todas suelen ser efectivas en todos los contextos.

Las plagas de ratas deben considerarse un problema serio por los riesgos que implican para la salud. Deben ser atacadas ante los primeros síntomas de su presencia: existencia de ruidos inusuales, aparición de alimentos u objetos mordisqueados, evidencia de excrementos oscuros de unos 10-14 mm de largo en áreas comunes y de madrigueras en jardines, olor fuerte a amoníaco en espacios cerrados.

Desde Hisal Control de Plagas, como empresa de fumigación en Almería, os damos algunos consejos para poder prevenir la presencia de ratas en vuestros hogares:

  • Eliminar restos de comida en la cocina, los muebles y el suelo
  • Guardar alimentos en envases o envoltorios cerrados herméticamente y colocarlos en neveras o armarios de difícil acceso
  • Limpiar de forma recurrente el hogar: lavar platos y elementos de cocina luego de usarlos, recoger residuos y evitar acumular basura
  • Cerrar los contenedores de basura
  • Reducir la cantidad de espacios de difícil acceso en los que puedan esconderse o refugiarse las ratas
  • Evitar la acumulación de agua tras las lluvias y reparar cualquier fuga
  • Vaciar con regularidad los recipientes de comida de las mascotas
  • Sellar aberturas con un diámetro mayor de 0,5 cm, pues podrían funcionar como un punto de acceso a la vivienda
  • Evitar la acumulación de cajas y embalajesque puedan servir de refugio
  • Evitar la proliferación de maleza en los jardines

Pero si ya se ha verificado la existencia de una plaga de ratas, se deberían aplicar cebos -rodenticidas químicos colocados en trampas para ratas o estaciones portacebos, siguiendo procedimientos que garanticen la seguridad y la eficacia del tratamiento.

 

Ultimas Noticias:

Llamenos!!

950 27 20 00

Calle Cuenca 4
04007 Almería, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Contacte

En www.hisal.es utilizamos cookies para garantizar la navegación por el sitio web y mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que consientes su uso. usted puede encontrar más información en el siguiente enlace de nuestra Politica de Cookies.

  Yo acepto la politica de Hisal.
EU Cookie Directive Module Information